Operaciones vinculadas | Artí­culos | E-Consulting.es Abogados & Gestores
TU NEGOCIO EN LAS MANOS DE PROFESIONALES
Lunes - Viernes 09:00 - 18:00

Las operaciones vinculadas son aquellas relaciones mercantiles que se desarrollan por personas físicas o jurídicas con algún tipo de unión entre sí y, en un intento por evitar el fraude fiscal, desde el año pasado hay que declararlas en el Modelo 232.

Por tanto, se consideran operaciones vinculadas las realizadas por personas físicas o jurídicas, entre las que existen determinadas relaciones mercantiles o familiares. Hablamos de operaciones entre entidades de un mismo grupo empresarial, por ejemplo, o entre la sociedad y sus socios, sus administradores o con los familiares directos de éstos.

Las operaciones vinculadas, por tanto, son aquellas que se realizan entre personas físicas o jurídicas entre las cuales existe un determinado grado de vinculación entre ellas, ya sea porque pertenecen a un mismo grupo empresarial, comparten administradores, tienen accionistas comunes, o porque existe una relación familiar de primer o segundo grado entre las personas que realizan la operación.

Este tipo de actividades comenzó a regularse para evitar el fraude que se producía a la hora de minorar el coste de las operaciones, aprovechando, precisamente, la relación entre los interesados. Por ello, se estableció que sus actividades debían ajustarse a los precios normales del mercado. Y se entiende por valor de mercado, el coste que se acordaría, normalmente, con otras personas o entidades independientes, sin vínculo ninguno, en condiciones de libre competencia.

  • “OPERACIÓN VINCULADA: LAS QUE SE REALIZAN ENTRE PARTES CON UN DETERMINADO GRADO DE VINCULACIÓN.”
  • “GRADOS DE VINCULACIÓN: MERCANTILES Y FAMILIARES.”

Con respecto a cuándo estamos ante una operación vinculada, la ley del Impuesto de Sociedades establece que se consideran partes vinculadas:

  • Una entidad y sus socios o partícipes.
  • Una entidad y sus consejeros o administradores, salvo en lo correspondiente a la retribución por el ejercicio de sus funciones.
  • Una entidad y los cónyuges, o personas unidas por relaciones de parentesco, en línea directa o colateral, por consanguinidad o afinidad hasta el tercer grado, de los socios o partícipes, consejeros o administradores.
  • Dos entidades que pertenezcan a un grupo.
  • Una entidad y los consejeros o administradores de otra entidad, cuando ambas entidades pertenezcan a un grupo.
  • Una entidad y otra entidad participada por la primera indirectamente en, al menos, el 25% del capital social o de los fondos propios.
    • “GRADOS DE VINCULACIÓN MERCANTILES: PERTENECER AL MISMO GRUPO EMPRESARIAL, COMPARTIR ADMINISTRACIONES, ACCIONISTAS COMUNES, ETC..."
    • “ GRADOS DE VINCULACIÓN FAMILIARES: RELACIÓN FAMILIAR DE PRIMER O SEGUNDO GRADO."

     

  • Dos entidades en las cuales los mismos socios, partícipes o sus cónyuges, o personas unidas por relaciones de parentesco, en el mismo modo que en el punto 3, participen, en, al menos, el 25% del capital
  • social o los fondos propios.
  • Una entidad residente en territorio español y sus establecimientos permanentes en el extranjero.

En consecuencia, cualquier transacción de bienes o servicios que realicen los anteriormente enumerados, está considerada operación vinculada. Y, para poder justificar que sus operaciones han sido establecidas de acuerdo con el valor de mercado, los sujetos que participen en ellas están obligados a conservar cierta documentación
acreditativa del valor de la transacción.

Una vez aclarado si estamos, o no, ante una operación entre partes vinculadas, lo siguiente a considerar es cómo se determina ese valor de mercado por el que se deben regir las actuaciones.

La misma ley establece varios métodos, pero aun así apunta que cuando no sean de aplicación, podrá utilizarse cualquier otro generalmente aceptado, siempre que respete el principio de libre competencia. Por tanto, tendremos que buscar el método más adecuado al tipo de operación y tener en cuenta la facilidad de demostrar que el valor elegido es,
efectivamente, el que marca el mercado. Los métodos más utilizados son los siguientes:

  • Método del precio libre comparable. Con este método hay que comparar el precio que se pretende poner al bien o servicio objeto de nuestra operación, con el coste de ese mismo bien o servicio, o de características similares, en una operación entre personas o entidades independientes y en circunstancias equiparables.
  • Método del coste incrementado. Con esta segunda fórmula habrá que añadir al valor de adquisición o coste de producción del bien o servicio objeto de la operación, el margen habitual que se aplica en operaciones idénticas o similares con personas o entidades independientes.
  • Método del precio de reventa. Para aplicar este tercer método tendríamos que regirnos por el margen del precio que un revendedor obtendría en una operación igual, o similar, a la que queremos llevar a cabo, con personas o entidades independientes.
    • “INDISPENSABLE  PODER JUSTIFICAR QUE ESTAS OPERACIONES HAN SIDO ESTABLECIDAS DE ACUERDO CON EL VALOR DE MERCADO."
    • “VALOR DE MERCADO: VALOR OBJETIVO QUE SE HUBIERA DADO ENTRE PARTES INDEPENDIENTES Y NO VINCULADAS."

     

Desde agosto del año 2017, si realizamos operaciones vinculadas y somos una sociedad, tenemos que presentar el
Modelo 232. Se trata de una declaración informativa que debe cumplimentarse (vía electrónica) en el mes siguiente a
los 10 meses posteriores a la conclusión del periodo impositivo. Es decir, por norma general, como el ejercicio
económico coincide con el año natural, tendrás que presentar este modelo entre el 1 y el 30 de noviembre. Y estaremos obligados a presentar esta declaración informativa en los siguientes casos:

  • Cuando el conjunto de operaciones vinculadas en un mismo periodo, del mismo tipo, con la misma persona y bajo el mismo método de valoración, supere el 50% de la cifra de negocio (facturación) de la entidad.
  • También si se superan los 100.000 € en operaciones específicas del mismo tipo.
  • En operaciones realizadas en el mismo periodo impositivo con la misma persona o entidad, cuando superen los 250.000€.
  • Cuando las operaciones se realicen con sociedades que están afincadas en paraísos fiscales o cuando se tengan valores en paraísos fiscales.

Las operaciones vinculadas afectan a las empresas en varios aspectos:

  • Contables, por aplicación de la normativa contable y de las normas internacionales sobre precios de transferencia. Además existen obligaciones de información y documentación contable en el ámbito de las cuentas anuales, concretamente en la memoria del PGC y del PGC-PYME.
  • Fiscales, para cumplir con los requerimientos de la Agencia Tributaria.
  • Económico-financieros.

El análisis de los aspectos contables, fiscales y documentales en cada supuesto de aplicación
requiere de un estudio pormenorizado, estudio que se puede abordar en tres fases:

  • Análisis de las operaciones vinculadas: valoración fiscal, concepto de vinculación, análisis de los métodos de valoración, documentación de las operaciones, sanciones y análisis de las principales operaciones.
  • La contabilidad de las operaciones vinculadas: concepto de operación vinculada en el ámbito contable, contabilización de las operaciones y tipos de operaciones entre partes vinculadas. Las principales operaciones entre partes vinculadas que afectan a la contabilidad son:
    • Préstamos sociedad-socio y socio-sociedad.
    • Alquileres sociedad-socio y socio-sociedad.
    • Aportación no dineraria.
    • Ventas de inmovilizado.
    • Ventas de existencias.
    • Prestaciones de servicios.
    • Combinaciones de negocios.
    • Contabilidad de las inversiones en el patrimonio de empresas del grupo, multigrupo y asociadas.
  • Los precios de transferencia entre operaciones entre empresas del grupo.
  • “LAS OPERACIONES VINCULADAS AFECTAN A ASPECTOS CONTABLES, FISCALES Y ECONÓMICO FINANCIEROS DE LA EMRPESA."
  • “HAN DE SER INFORMADAS EN EL MODELO 232." 

 

Compartir: