Página 1 Régimen especial de bienes usados ii. funcionamiento. implicaciones fiscales y contables | Artí­culos | E-Consulting.es Abogados & Gestores
TU NEGOCIO EN LAS MANOS DE PROFESIONALES
Lunes - Viernes 09:00 - 18:00

Una vez definido el marco de aplicación de este régimen especial, tanto a nivel de sujeto revendedor, como a nivel de objeto del bien, vamos a ver el funcionamiento del mismo.

El régimen especial de bienes usados se caracteriza por una forma especial de determinar la base imponible para calcular el IVA devengado en cada autoliquidación, para lo cual existen dos sistemas:

1. Determinación de la base imponible operación por operación, para lo cual el sujeto pasivo revendedor puede aplicar (es el utilizado en mayor medida):

  • El régimen especial a sus entregas, de manera que en las transmisiones repercutirá el IVA, aplicando el tipo impositivo correspondiente, sobre una base imponible, que será el margen de beneficio obtenido en cada operación, sin incluir el IVA, de manera que el IVA soportado en las adquisiciones de los bienes revendidos no es deducible, sin perjuicio de la deducción de las restantes cuotas soportadas en el ejercicio de su actividad (teléfono, alquileres, etc.). Se aplicaría la siguiente fórmula:

Margen de beneficio= Precio de venta (IVA incluido) – Precio de compra (IVA incluido)

 

 

BI = Margen de beneficio x 100 / (100 + tipo impositivo aplicable) 

 

  •  El régimen general del impuesto, sin necesidad de comunicación expresa a la Administración tributaria.

​2. Determinación de la base imponible de forma global, solo aplicable a los siguientes bienes: sellos, efectos timbrados, billetes y monedas de interés filatélico o numismático, discos, cintas magnéticas y otros soportes sonoros o de imagen, libros, revistas y otras publicaciones y bienes autorizados por el Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT previa solicitud del interesado.

Para determinar la base imponible de esta forma, es necesario elegir esta opción, al presentar la declaración de comienzo de la actividad, o en el mes de diciembre anterior al año en que deba surtir efectos, y hasta su renuncia, que no puede producirse hasta la finalización del año natural siguiente.

En este caso la base imponible está constituida por el margen de beneficio global para cada período de liquidación minorado en la cuota del IVA que corresponde a este margen. Se aplicará la siguiente fórmula:

Margen de beneficio global = Precio de venta (IVA incluido), de las entregas de bienes del período de liquidación – Precio de compra (IVA incluido), de los bienes adquiridos en ese mismo período

 

 

BI = Margen de beneficio global x 100 / (100 + tipo impositivo aplicable)

 

Si este margen es negativo, la base imponible será cero y el margen se añadirá al importe de las compras del período siguiente. Los sujetos pasivos que opten por esta modalidad deben realizar una regularización anual de sus existencias.
Finalmente, hay otros aspectos en relación con este régimen que debemos tener presentes:

  • En las facturas que expidan los sujetos pasivos revendedores, por las entregas sometidas al régimen especial, no se podrá consignar separadamente la cuota del IVA repercutida, debiendo entenderse comprendida en el precio total de la operación, debiéndose mencionar que se aplica el régimen especial de bienes usados. Además, En las facturas que se emitan con este régimen debe figurar la mención “operación acogida al Régimen Especial de Bienes Usados”, “operación acogida al Régimen Especial objetos de arte” u “operación acogida al Régimen Especial de antigüedades y objetos de colección”.
  • En las compras a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales, el revendedor deberá expedir un documento de compra que deberá ser firmado por el transmitente.
  • En los libros registro establecidos con carácter general, los sujetos pasivos que apliquen este régimen especial deberán llevar, en su caso, dos libros registros específicos:
    • Un libro registro para anotar las adquisiciones, importaciones y entregas a las que resulte aplicable la determinación de la base imponible mediante el margen de beneficio de cada operación.
    • Un libro registro para anotar las adquisiciones, importaciones y entregas realizadas durante cada período de liquidación a las que resulte aplicable la determinación de la base imponible mediante el margen de beneficio global.
  • Contablemente, el impuesto soportado en las adquisiciones ha de formar parte del precio de adquisición, o coste de producción de los bienes. Y el impuesto repercutido se ha de registrar conjuntamente con el importe del ingreso de la venta. Posteriormente habrá que hacer un ajuste a la cifra de ventas, dado que habrá que minorarla en el importe del IVA REPERCUTIDO aplicable al margen de beneficio de la operación.

Aunque no sea objeto de este trabajo, para un mejor y más completo abordaje de este régimen apuntamos los registros contables que practicaría la compraventa sujeta a REBU, derivados de la operación de compra y de venta, de acuerdo con nuestro ejemplo anterior:

Por la compra del vehículo: Debe Haber
(600) Compras de mercaderías 18.150  
(400) Proveedores   18.150

 

 

Por la venta del vehículo: Debe Haber
(430) Clientes 22.000  
(700) Ventas de mercaderías   22.000

 

 

Por el ajuste de la cifra de ventas y registro del IVA REPERCUTIDO del margen: Debe Haber
(477) H.P. IVA REPERCUTIDO   668,18
(700) Ventas de mercaderías 668,18  

 

(*) Beneficio de la operación (IVA INCLUIDO): 22.000 – 18.150 = 3.850 euros.

(*) Desglose del IVA del beneficio: 3.850 / 1.21 = 3.181,82 euros de base imponible + 668,18 euros de IVA repercutido al 21% = 3.850 euros.

Compartir: