Uniones temporales de empresas. aspectos jurídicos, fiscales y contables | Artí­culos | E-Consulting.es Abogados & Gestores
TU NEGOCIO EN LAS MANOS DE PROFESIONALES
Lunes - Viernes 09:00 - 18:00

Las Uniones temporales de empresas, conocidas comúnmente por las siglas UTE, son entidades creadas para la colaboración entre empresarios por un período de tiempo definido y limitado, a fin de desarrollar o ejecutar una obra, servicio o suministro.

Esta unión temporal va a caracterizarse por la existencia de un objeto social único, consistente en la realización de la obra o servicio en común. A partir de este objeto social único la duración de la UTE va a venir determinada por la duración que tenga la obra o servicio a desempeñar de manera conjunta.

La creación de una UTE requiere la intervención notarial para la elevación en escritura pública del acuerdo fundacional o estatutario. Estos estatutos deben contener como mínimo el objeto social de la misma, los socios que la integran, la duración, el domicilio social, el detalle de aportaciones iniciales si las hubiera, así como el porcentaje participación de cada empresa o empresario dentro de la propia UTE, junto con el hipotético reparto de pérdidas o ganancias que se vaya a llevar a cabo en un futuro.

  • “La UTE se caracteriza por la existencia de un objeto social único, consistente en la realización de la obra o servicio en común.”
  • “Se trata de una colaboración entre empresarios por un período de tiempo definido y limitado, a fin de desarrollar o ejecutar una obra, servicio o suministro.”

La UTE tiene que constar inscrita también en el Registro Mercantil, pero esta inscripción no le otorga personalidad jurídica propia y la responsabilidad de la unión temporal de empresas recae solidaria e ilimitadamente sobre los socios integrantes de la UTE. Este punto es importante y diferenciador sobre las agrupaciones de interés económico, que son estructuras jurídicas similares que si gozan de personalidad jurídica propia.

Respecto la contabilidad de la UTE, no se exige publicidad de su contabilidad, ni es obligatorio el depósito de cuentas en el Registro Mercantil. Este punto de no obligatoriedad es un poco espinoso, dado que ni en la normativa reguladora de las UTE’s ni en el Código de Comercio se refleja expresamente su obligatoriedad.

A efectos mercantiles, no están obligadas a formular cuentas anuales, sino que sus partícipes son quienes deben recoger en su contabilidad las operaciones de la UTE.

La norma de registro y valoración 20ª “Negocios conjuntos” del PGC (RD 1514/2007, de 16 de noviembre) establece: “El partícipe en una explotación o en activos controlados de forma conjunta registrará en su balance la parte proporcional que le corresponda, en función de su porcentaje de participación, de los activos controlados conjuntamente y de los pasivos incurridos conjuntamente, así como los activos afectos a la explotación conjunta que estén bajo su control y los pasivos incurridos como consecuencia del negocio conjunto.

 

 

Asimismo reconocerá en su cuenta de pérdidas y
ganancias la parte que le corresponda de los ingresos generados y de los gastos incurridos por el negocio conjunto, así como los gastos incurridos en relación con su participación en el negocio conjunto, y que de acuerdo con lo dispuesto en este Plan General de Contabilidad deban ser imputados a la cuenta de pérdidas y ganancias.

En el estado de cambios en el patrimonio neto y estado de flujos de efectivo del partícipe estará integrada igualmente la parte proporcional de los importes de las partidas del negocio conjunto
que le corresponda en función del porcentaje de participación establecido en los acuerdos alcanzados.

Se deberán eliminar los resultados no realizados que pudieran existir por transacciones entre el partícipe y el negocio conjunto, en proporción a la participación que corresponda a aquél. También
serán objeto de eliminación los importes de activos, pasivos, ingresos, gastos y flujos de efectivo recíprocos.

“LA UTE TIENE QUE CONSTAR INSCRITA TAMBIÉN EN EL REGISTRO MERCANTIL, PERO ESTA INSCRIPCIÓN NO LE OTORGA PERSONALIDAD JURÍDICA PROPIA.”

 

“LA
RESPONSABILIDAD
DE LA UNIÓN
TEMPORAL DE
EMPRESAS RECAE
SOLIDARIA E
ILIMITADAMENTE
SOBRE LOS SOCIOS
INTEGRANTES DE LA UTE.”

 

Si el negocio conjunto elabora estados financieros a efectos del control de su gestión, se podrá operar integrando los mismos en las cuentas anuales individuales de los partícipes en función del porcentaje de participación y sin perjuicio de que debe registrarse conforme a lo previsto en el artículo 28 del Código de Comercio. Dicha integración se realizará una vez efectuada la necesaria homogeneización temporal, atendiendo a la fecha de cierre y al ejercicio económico del partícipe, la homogeneización valorativa en el caso de que el negocio conjunto haya utilizado criterios valorativos distintos de los empleados por el partícipe, y las conciliaciones y reclasificaciones de partidas necesarias.”

Por tanto, al no venir expresamente recogido en la legislación vigente y tener que integrar sus socios la parte diferenciada de su participación en sus cuentas anuales, no procede la aplicación de la analogía en las normas fiscales y contables.

“NO SE EXIGE PUBLICIDAD DE SU
CONTABILIDAD, NI ES OBLIGATORIO
EL DEPÓSITO DE CUENTAS EN EL
REGISTRO MERCANTIL.”

A pesar de esta falta de obligatoriedad, lo usual es practicar el depósito de cuentas de la entidad y legalizar los libros contables, al igual que se hace con cualquier otra empresa. Lógicamente, esta contabilidad tiene que ser llevada conforme a las normas vigentes en cada momento y al Código de Comercio.

En el aspecto fiscal, destaca que la UTE es sujeto pasivo del impuesto de sociedades, pero es una entidad que goza de exención integra en el mismo. No pensemos entonces que no se tributa por los beneficios obtenidos dado que la base imponible resultante del impuesto de sociedades, sea positiva o negativa, la integrarán sus socios bien en su impuesto de sociedades (personas jurídicas), bien en su declaración del IRPF (personas físicas), tanto en beneficios como en pérdidas.

Respeto al IVA e IRPF si es sujeto pasivo del primero, debiendo cumplir con las obligaciones formales del impuesto y actúa como sujeto retenedor de rentas en aquellos casos que así proceda.

Las UTE’s son en definitiva una forma de colaboración empresarial para acometer proyectos, obras o servicios de volúmenes importantes para una sola empresa. Esta cooperación empresarial favorece el abaratamiento de costes, aprovecha sinergias comunes entre empresas y distribuye mejor los riesgos implícitos a proyectos en donde una sola empresa pueda comprometer su futuro.

Esta fórmula jurídica de colaboración está muy extendida en grandes empresas constructoras y de servicios.

APLICACIÓN PRÁCTICA.

Una sociedad junto con otra constituyó a comienzos de año una UTE, aportando cada uno de los socios 30.000 €, y participando en el 50% de los resultados cada uno de ellos. La mencionada UTE presenta al cierre del ejercicio X0 los siguientes estados de situación: 

Balance de situación a 31 de diciembre de 20X0  
Existencias 100.000
Bancos 12.000
Total activo 112.000
Aportación socios 60.000
Resultado ejercicio 12.000
Deudas 40.000
Total pasivo 112.000

 

“SON SUS PARTÍCIPES QUIENES
DEBEN RECOGER EN SU
CONTABILIDAD LAS OPERACIONES
DE LA UTE, EN FUNCIÓN DE SU
PORCENTAJE DE PARTICIPACIÓN EN
LA MISMA.”

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuenta de pérdidas y ganancias 31 de diciembre de
20X0
 
Ventas 40.000
Coste de ventas 25.000
Margen de ventas 15.000
Gastos financieros 3.000
Resultado ejercicio 12.000

 

Al aplicar la NRV 20.ª “Negocios conjuntos” del PGC se han de reconocer en las cuentas del participe, tanto su participación en los activos y pasivos controlados conjuntamente, como la participación en los resultados del ejercicio e ingresos imputados directamente al patrimonio neto y flujos de efectivo en función de su participación.

Los asientos correspondientes a los diferentes hitos de esta UTE son los siguientes, en cualquiera de las dos empresas, al ser el porcentaje de participación en la UTE igual para ambas (50%):

Por la constitución de la UTE: 

Cuenta Debe Haber
(554) Cuenta corriente con uniones temporales de empresas y comunidades de bienes 30.000,00  
(572) Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros   30.000,00

 

Al cierre de ejercicio se debe integrar proporcionalmente la participación en la UTE, por lo que se incorpora el 50% de los activos y pasivos netos: 

Balance de situación a 31 de diciembre de 20X0 UTE 50%
Existencias 100.000 50.000
Bancos 12.000 6.000
Total activo 112.000 56.000
Aportación participes 60.000 30.000
Resultado ejercicio 12.000 6.000
Deudas 40.000 20.000
Total pasivo 112.000 56.000

 

Incorporamos en el balance de la sociedad la participación, dando de baja la cuenta transitoria con la UTE y reconociendo la parte proporcional de los activos, pasivos y resultado del ejercicio: 

Cuenta Debe Haber
(3) Existencias 50.000,00  
(572) Bancos e instituciones de crédito c/c vista, euros 6.000,00  
(554) Cuenta corriente con uniones temporales de empresas y comunidades de bienes   30.000,00
(129) Resultado del ejercicio   6.000,00
(-) Deudas   20.000,00

 

De igual modo debemos proceder en la cuenta de pérdidas y ganancias, incorporando la parte proporcional de los
ingresos y gastos reconocidos por la UTE en las cuentas de la sociedad partícipe:

Cuenta de pérdidas y ganancias 31 de diciembre de 20X0 UTE 50%
Ventas 40.000 20.000
Coste de ventas 25.000 12.500
Margen de ventas 15.000 7.500
Gastos financieros 3.000 1.500
Resultado del ejercicio 12.000 6.000

 

El asiento para incorporar esta información en la cuenta de pérdidas y ganancias de la sociedad partícipe es:

Cuenta Debe Haber
(60) Coste de ventas 12.500,00  
(66) Gastos financieros 1.500,00  
(-) Saldo resultado ejercicio 6.000,00  
(700) Ventas   20.000,00

 

 

Compartir: