TU NEGOCIO EN LAS MANOS DE PROFESIONALES

Reparación de los defectos en la obra

Usted contrató a una empresa para que reformase su local, y una vez acabadas las obras ha comprobado que existen algunos defectos. No obstante, el constructor le va dando largas y no pasa a repararlos... ¿Cómo debe actuar?

Una vez acabadas las obras usted ha detectado defectos (el sistema de climatización no funciona correctamente, hay desconchones en la pintura de alguna pared). Sin embargo, aunque ha llamado varias veces al constructor para que pase a repararlos, éste siempre le da largas (e incluso le dice que usted es muy “quisquilloso”). Por este motivo se plantea llamar a otra empresa para que repare los defectos y luego reclamar al constructor que le reintegre su coste. ¿Puede hacerlo?

Lógicamente, el contratista está obligado a ejecutar la obra en los términos pactados. Por tanto, si existen defectos puede exigir su reparación (y también puede reclamar una indemnización por los daños y perjuicios que se le hayan ocasionado – por ejemplo, si ha tenido que cerrar el establecimiento durante algún día a causa de este problema).

No obstante, a la hora de exigir la reparación tenga en cuenta:

Como regla general, primero debe reclamar al contratista que ha hecho la obra y exigirle que repare los defectos. Es lo que en términos legales se denomina reparación “in natura”.Si tras requerir al constructor para que haga las reparaciones éste no las hace, entonces sí podrá encargar la reparación a un tercero y reclamar su coste al contratista.

¿Cómo actuar?

1. Por tanto, aunque ya haya reclamado la reparación telefónicamente o por correo electrónico, lo mejor es que envíe un burofax al contratista (con certificado de contenido y acuse de recibo) en el que deje constancia de los defectos existentes y le dé un plazo razonable para repararlos. En el mismo requerimiento adviértale que, si no repara los defectos, contratará a un tercero y le reclamará después su coste. Vea en http://apuntesyconsejos-susociedad.es/descarga, referencia ED 17.19.05, un modelo de carta de reclamación por trabajos defectuosos.

 

2. Si el contratista no hace caso, ya podrá encargar a un tercero la realización de las reparaciones. ¡Atención!  No obstante: es aconsejable que antes solicite un informe (por ejemplo, a un arquitecto o aparejador) en el que se deje constancia de los defectos y del coste de su reparación.

Así, cuando reclame el reintegro, el contratista lo tendrá difícil para negar la existencia de los defectos o discutir el importe de la reparación.

Para prevenir estas situaciones, tome algunas cautelas al contratar las obras:

  • Pacte con el contratista que el precio se pague por fases de obra, y que si hay defectos usted podrá retener el pago hasta que se hayan subsanado.
  • Asimismo, pacte que podrá retener un 5% de cada factura para cubrir posibles defectos. También que devolverá dichos importes transcurrido un año desde el final de la obra (si no aparecen defectos). De esta manera es probable que el constructor acepte realizar los arreglos; y si no lo hace, podrá destinar dicho importe a contratar a otra empresa que lo solucione.

Si el contratista que ha hecho la reforma no hace las reparaciones, usted puede contratar a un tercero y reclamarle después su coste. No obstante, antes de actuar así reclame por escrito al contratista que realice él los trabajos.

Compartir: