TU NEGOCIO EN LAS MANOS DE PROFESIONALES

¿Una denuncia ante Hacienda?

 

Es probable que haya oído casos de extrabajadores o personas que amenazan con denunciar a una empresa ante Hacienda. ¿Realmente es tan sencillo presentar este tipo de denuncias? Esta situación se produce, por ejemplo, cuando una empresa tiene problemas con un proveedor por el pago de una factura, o con un trabajador al que despide por motivos disciplinarios. En estos casos, puede suceder que el proveedor descontento o el extrabajador amenacen con denunciar a la empresa ante Hacienda, alegando supuestas irregularidades fiscales de las que han tenido conocimiento...

¿Cómo presentarla?

Es cierto que cualquier persona puede presentar una denuncia ante Hacienda y, de hecho, es sencillo hacerlo:

La denuncia se puede tramitar desde la web de Hacienda (https://www.agenciatributaria.es, apartado “Denuncia tributaria”) sin necesidad de desplazamientos y sin tener que ratificar ante la Inspección los hechos denunciados. La web permite denunciar por alguno de los siguientes motivos: facturas o tiques no declarados, programas informáticos para la ocultación de ventas o ingresos, fraudes relacionados con el comercio electrónico, alquiler de inmuebles no declarados, o una denuncia genérica por hechos distintos de los anteriores. Además, la denuncia puede presentarse de forma anónima, es decir, sin indicar los datos de la persona o la empresa que denuncia.

 

¿Qué pasa con la denuncia?

En todo caso, la presentación de una denuncia no significa que automáticamente se vaya a recibir la visita de un inspector. Dicha denuncia se traslada a la Inspección para que la analice. 

  • Si la denuncia se considera infundada se archiva.

Sería el caso, por ejemplo, de una denuncia en la que simplemente se diga que tal empresa no declara en Hacienda todas sus ventas, sin aportar ninguna información más ni ninguna documentación.

  • En cambio, si la denuncia contiene hechos que pueden ser reales y, sobre todo, si el denunciante aporta indicios de dicha veracidad, sí puede iniciarse una inspección. 

En todo caso, el denunciante no es parte interesada, por lo que no se le informa del resultado de la inspección ni puede presentar recursos contra las actuaciones que realice Hacienda.


Ejemplo. El antiguo administrador de una empresa presentó una denuncia ante Hacienda en la que manifestaba que la empresa recibió pagos por ventas de inmuebles y no los contabilizó ni los declaró fiscalmente. Para fundamentar la denuncia, aportó diversa documentación sobre dichas ventas. La Inspección consideró fundada la denuncia e inició una inspección, en la que solicitó la contabilidad de la empresa y preguntó a los compradores de los inmuebles (algunos de los cuales reconocieron los pagos). En base a todo ello, Hacienda giró una liquidación a la empresa inspeccionada.


Lógicamente, si cumple sus obligaciones fiscales, su empresa no tiene nada que temer, pues, aunque un extrabajador o un proveedor “despechado” presente una denuncia, ésta será archivada. En todo caso, siempre es recomendable prevenir estas situaciones (por ejemplo, limitando el acceso a la documentación e información de su empresa al personal que sea estrictamente necesario, y controlando, mediante el uso de contraseñas, los accesos a dicha información). 

Compartir: